jueves, 20 de noviembre de 2014

¡Ya estamos en las librerías!

Recuerdo que la primera vez que conocí en persona a Amalia López, editora de esta casa fue en Bilbao, hace más o menos dos años, en LiburuTEKia, un evento sobre literatura y tecnología. Ella compartió mesa de debate con los dueños de dos librerías bilbaínas, de las más importantes, Cámara y Tintas. Y recuerdo perfectamente una cosa que dijo aquel día, más o menos algo así: "Nosotros somos digitales, pero creemos que debemos estar en las librerías, y queremos estar".

Bueno, pues Amalia ha conseguido que sinerrata esté en las librerías. De momento un título, El caso de la mano perdida, de Fernando Roye, pero se está trabajando para que esté todo el catálogo. Y esto es posible gracias a SeeBook, un proyecto de la empresa Digital Tangible, que permite que los e-books estén presentes de forma física en las librerías, como tarjeta de descarga.

El funcionamiento es muy sencillo, el libro se puede descargar en varios formatos, (ePub, mobi o PDF), y además sin DRM. Se puede hacer en una web, introduciendo un código, y se puede hacer de forma aún más rápida usando un código QR.

Se podrían destacar muchas cosas: que es cómodo, que podemos lucir las portadas de nuestros libros, que nos hace ilusión, pero lo más importante es la puerta que se abre, o las puertas, mejor dicho, las puertas de muchas librerías, de ciudad, de barrio, de pueblo.

Pronto difundiremos en qué librerías están presentes nuestros libros, ya sea aquí, o en las redes sociales, o en nuestro newsletter. Pero de momento nos apetecía un montón compartir la foto de la novela de Fernando, bien visible, en una librería de Sabadell, La Llar del Llibre:

6 comentarios:

  1. Me alegro mucho, no lo había pensado pero sin duda es una buena estrategia, muy buena idea :) Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buena noticia! Me encanta. Una idea fabulosa. Aplaudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Maia! Este es el primer título pero poco a poco irán llegando los demás.

      Eliminar